QUÉ SABEMOS DE LA RADICULOPATÍA

¿EN QUÉ CONSISTEN LAS RADICULOPATÍAS?

Es una raíz nerviosa lesionada o comprimida o que tiene un riego sanguíneo inadecuado, afectando a fibras motoras y/o sensitivas, en su trayectoria hasta los plexos (red de filamentos nerviosos/vasculares entrelazados) que lo forman.

Zonas de la columna vertebral afectadas por Radiculopatías

RADICULOPATIA CERVICAL

Las lesiones masivas del área cervical, sobre todo en pacientes con canales estrechos, comprimen la raíz y médula espinal. En compresión y atrapamiento de raíces nerviosas, provoca sensación de dolor, debilidad o paresia de un miotoma (parálisis parcial de un grupo de músculos inervados por un segmento raquídeo). El dolor aumenta con el movimiento de la espina dorsal, al toser y estornudar.

RADICULOPATIA DORSAL

Su síntoma típico es el dolor de tórax, que se va irradiando en forma de cinturón. No se puede evaluar el grado de compromiso motor por la dificultad de evaluar los intercostales. Afecta funciones intestinales alterando la capacidad de defecar y orinar.

RADICULOPATIA LUMBOSACRA

Las raíces L-5 y S-1, son las que se lesionan con mayor frecuencia por alteraciones de los discos intervertebrales que sufren  los procesos de artrosis ocasionando dolor en la parte baja de la columna vertebral afectando miembros inferiores.

ALGUNAS CAUSAS QUE PRODUCE O DA LUGAR A TENER UNA RADICULOPATIA:

  • Atrapamiento mecánico de la raíz a nivel del orificio.
  • Espolón de un hueso por una osteoartritis.
  • Engrosamiento ligamentosa.
  • Diabetes.
  • Tumores.
  • Infecciones.
  • Escoliosis.
  • Herniación de un disco.
  • Espondilosis cervical.
  • Atrapamiento vertebral a nivel del plexo braquial.
  • Degeneración/lesiones traumáticas en la columna.

ENTRE SUS SÍNTOMAS PODEMOS ENCONTRAR:

  • Dolor.
  • Hormigueo y entumecimiento en miembros superiores e inferiores.
  • Atrofia muscular.
  • Debilidad.
  • Sensibilidad alterada.
  • Movimientos de la columna vertebral limitados.
  • Espasmos.
  • Pérdida de algunos reflejos.

FACTORES DE RIESGO

  • Una lesión.
  • La artritis.
  • La propagación de lesiones cancerosas.
  • Tensión excesiva de columna.
  • Sobrepeso excesivo.
  • Falta de tono muscular.

PRUEBAS PARA LLEGAR A SU DIAGNÓSTICO:

  • Radiografías simples.
  • TAC (Tomografía Axial Computerizada).
  • Mielografía (Procedimiento que combina un contraste con Rayos X o TAC).
  • Prueba de compresión del cuello de Spurling.
  • Prueba de tracción manual.
  • Test de Spurling.

EL TRATAMIENTO:

Durante 3 meses:

  • Evitar movimientos de fuerza de cuello y espalda.
  • Medicamentos antiinflamatorios.
  • Terápia física, masaje o quiropráctica.

En casos severos:

  • Inyecciones epidurales de esteroides.
  • Intervención quirúrgica para liberar el nervio comprimido.

Espero que cuidéis mejor vuestro cuello y espalda, pues no le damos importancia hasta que nos avisa de golpe con una señal de alarma incapacitándonos. Una buena medida de prevención sería tener una buena higiene postural.

Un saludo
RO

Anuncios