La Brújula Ancestral
LA MEDICINA EN LA HISTORIA ANTIGUA

LA MEDICINA EN LA HISTORIA ANTIGUA

Con gran placer realizamos un intercambio de entradas en nuestros blogs con  ROCIO G.F. “RO” para así ampliar un poco la temática de cada uno y aprender cosas nuevas, que es algo que nos encanta.

Nos puedes ver en los blogs y en las redes sociales (pincha en los enlaces para acceder):
La Brújula Ancestral

Reikiancestral
Estamos en G+

También nos puedes encontrar en Facebook.

Aunque el tema de la medicina escapa totalmente a nuestros conocimientos, intentaremos crear una entrada interesante para todos los lectores realizando un pequeño viaje en el tiempo a través de algunos momentos de la Historia de la Medicina.

¿Nos acompañáis?

UN POCO DE HISTORIA ANTIGUA SOBRE MEDICINA

LA MEDICINA EN LA HISTORIA ANTIGUA
Caduceo de Hermes

Cuando pensamos en un médico habitualmente la asociamos con un emblema: una vara vertical con dos culebras enroscadas y con dos alas abiertas en la parte de arriba. Éste es el caduceo de Hermes, y a través de ese símbolo, la Medicina moderna reconoce una deuda con los sabios de la Antigüedad.
Esas dos serpientes enroscadas son la representación perfecta del ADN, el cuál no fue descubierto hasta el año 1869 por Friedrich Miescher, si bien hubo que esperar hasta el año 1919 para que Phoebus Levene hablara de su estructura helicoidal.

LA MEDICINA EN LA HISTORIA ANTIGUA
LA MEDICINA EN LA HISTORIA ANTIGUA

En el siglo XX en una de las muchas expediciones arqueológicas realizadas en el Valle de los Reyes, Egipto, se encontraron una serie de momias. Varias mandíbulas tenían puentes y dientes artificiales que se asemejaban muchísimo a lo que nuestro propio dentista puede hacernos hoy en día. Eran muy pocos los científicos que a priori hubieran esperado encontrar pruebas tan antiguas de semejante de destreza odontológica en el antiguo Egipto.

En la costa de Jaina, Campeche, en el país de México se han desenterrado cráneos que demuestran también una extraordinaria habilidad en cirugía dental. ¡Las coronas y empastes seguían en su sitio muchos siglos después!

Los cirujanos preincaicos de hace más de 2.500 años realizaban con éxito delicadas operaciones en el cerebro humano. La trepanación es una técnica “nueva”, desde el punto de vista de la Historia, por lo que resulta sorprendente encontrar pruebas de ella en millares de cráneos de Perú. Utilizaban puntas de flecha de obsidiana, cuchillos de bronce, escalpelos, tenacillas y agujas de sutura.
Según la Historia moderna de la Medicina, esta misma operación realizada en el “Hôtel Dieu” de París (Francia) en el año 1786 tenía irremediablemente resultados mortales.

De igual manera en Sudamérica se realizaban amputaciones. Los médicos incas usaban gasas como apósitos y lo más probable es que usaran la cocaína como anestésico. A los incas les debemos el descubrimiento de importantes drogas como la quinina, la cocaína y la belladona.

Hoy en día estamos familiarizados con los nombres de algunos fármacos como la penicilina, la aureomicina o la terramicina y los consideramos inventos “modernos”. Pues históricamente se puede situar su descubrimiento en el antiguo Egipto.
Un papiro médico de la Dinastía XI menciona cierto hongo que crece en el agua estancada y que era utilizado para tratar llagas y heridas abiertas. ¿Penicilina 4.000 años antes de Fleming?

Los antibióticos tampoco eran desconocidos para los antiguos. Estiércol caliente y semilla de soja cuajada. ¿Suenan mal, verdad? Pues ambos tienen propiedades antibióticas y se utilizaban respectivamente en la antigua Grecia y China para curar heridas y extirpar diviesos (un forúnculo creado por la bacteria Staphylococcus aureus) o incluso carbunclos.

LA MEDICINA EN LA HISTORIA ANTIGUA
LA MEDICINA EN LA HISTORIA ANTIGUA

Los egipcios usaban anestésicos en las intervenciones de cirugía. Era un tipo de droga mineral que hoy en día resulta desconocida. Conocían asimismo la relación que existe entre el sistema nervioso y los movimientos de nuestras extremidades, por lo que no les eran desconocidas las causas de la parálisis. El Papiro Smith cita cuarenta y ocho casos clínicos.
El antiguo pueblo del Nilo practicaba la higiene, y en un sentido generalista, se puede afirmar que su Medicina era netamente superior a la que se practicó siglos después en la Europa medieval.
Los médicos egipcios conocían las funciones del corazón y las arterias, y podían medir el pulso de los pacientes. Imhotep (alrededor del año 4.500 antes de J.C.), el arquitecto de la pirámide escalonada de Zoser, está considerado como el primer médico que registra la Historia.

Había también conocimientos médicos avanzados en la India. Sus doctores tenían información sobre el metabolismo, el sistema circulatorio y el nervioso, la genética y la transmisión de características especiales mediante la herencia. Los médicos vedas utilizaban métodos para contrarrestar los efectos del gas venenoso, efectuaban cesáreas, intervenciones cerebrales y también usaban anestésicos.
Sushruta (siglo V antes de J.C.) catalogó el diagnóstico de 1.120 enfermedades. Describió 121 instrumentos quirúrgicos y fue posiblemente el primer cirujano en realizar experimentos con la cirugía plástica.
Se puede leer el siguiente pasaje en el libro brahmán Sactya Grantham compilado en torno al año 1.500 antes de J.C., que da instrucciones sobre la vacuna antivariólica: “Tomad con la punta del cuchillo el contenido de la inflamación, inyectadlo en el brazo del paciente mezclándolo con su sangre. De ello se seguirá una fiebre, pero la enfermedad sanará fácilmente y no creará complicaciones”.
Edward Jenner (1749-1823) es considerado como el descubridor de la vacuna, pero puede que los antiguos Indios tengan derechos pendientes de reclamar.

Los médicos del Imperio Inca y de la tierra de los faraones también recibían su remuneración del Gobierno y la asistencia médica era gratuita para todo el mundo.
Como decía el sabio rey Salomón: “No hay nada nuevo bajo el sol”.

El emperador chino Tsin-shi (259-210 antes de J.C.) tenía un “espejo mágico” que podía “iluminar los huesos del cuerpo”. Tenía un tamaño de 1.76 x 1.22 metros y estaba colocado en el palacio de Hien-yang, en Shensi, en el año 206 antes de J.C. Cuando se colocaba a un paciente frente al espejo rectangular la imagen aparecía invertida, pero todos los órganos y huesos eran visibles, exactamente igual que una fluoroscopia (rayos X en tiempo real). Ese espejo era utilizado con la misma misión: diagnosticar enfermedades.
Si nos remontamos a hace dieciocho siglos nos podemos encontrar al cirujano chino Hua T’o que empleaba anestesias en sus operaciones quirúrgicas.

El Instituto Lester de Shanghai, fundado en la década de 1930 por un magnate inglés, descubrió en sus estudios bases científicas en los antiguos remedios chinos. El doctor Bernard Reed ha confirmado que toda la medicina china, incluyendo cosas tan raras como piel de asno, globo de ojo de un carnero, cerebro de perro, algas marinas o hígado de cerdo, poseía una razón química para su eficacia.

LA MEDICINA EN LA HISTORIA ANTIGUA
Aborígenes Australianos

La trasfusión de sangre fue introducida en la Medicina occidental en el siglo XVII, pero ya había sido practicada por los aborígenes australianos durante miles de años. Tomaban la sangre o bien de una vena situada en mitad del brazo, o bien de una de la parte interna, mediante un junquillo hueco, y a una similar iba a parar en el receptor. La trasfusión sanguínea era realizada no sólo en casos críticos como accidentes o enfermedades, sino que también era utilizada para proporcionar vitalidad a los ancianos.

Durante muchos siglos cuando los aborígenes se veían amenazados por sequías u otro tipo de calamidades que implicaban una reducción drástica de los alimentos disponibles, utilizaban anticonceptivos orales. Se amasaba una resina de una plana específica y era ingerida por la mujer.

Son muchos y variados los testimonios de conocimientos médicos en la antigüedad pero no queremos que el texto resulte aburrido, así que lo dejaremos aquí.

Una de las cosas que tú lector quizás hayas notado es que muchos de los descubrimientos “modernos” son en realidad re-descubrimientos de técnicas y medicamentos que ya existían anteriormente, y que como tantas otras cosas por desgracia cayeron en el olvido durante los años oscuros de la Edad Media.

Este artículo no es un ataque, en modo alguno, contra la Medicina moderna. Afortunadamente hoy vivimos en un mundo mucho más avanzado, y nuestra salud y longevidad es netamente superior a la de nuestros antepasados de hace diez siglos. Somos afortunados por vivir la época que vivimos y por tener la Medicina que tenemos ahora. Y esperamos y deseamos que siga avanzando más y más.

Anuncios