Como afecta el frío y los cambios de clima a tus articulaciones

¡Llega el invierno, cambio de estación! Una estación preciosa por las bonitas estampas navideñas que genera ésta época del año, pero para aquellas personas que tengan alguna patología reumática, van a notar ciertos cambios en sus articulaciones y en su estado de ánimo causado por el clima.

Como afecta el frío y los cambios de clima a tus articulaciones

Con el frío, la humedad y las bajas temperaturas, se intensifican sus síntomas, llegando a veces a incapacitarles en su vida diaria. Para estas personas, esta época del año es un suplicio, porque empeora notablemente su movilidad y aumentan los síntomas propios de la enfermedad.

Es curioso ver cómo el invierno afecta a este tipo de pacientes, cuando en otras estaciones están mejor, como si no tuvieran la enfermedad o la tuvieran menos acentuada, pero en cuanto llega el frío, todo cambia de repente para ellos/as.

Los pacientes con patologías reumáticas (artrosis, artritis, fibromialgia, fatiga crónica, y aquellas que cursan con dolor, inflamación y rigidez en la articulación afectada y aquellas que cursan con dolor, inflamación y rigidez en la articulación afectada) en esta época del año, suelen necesitar más medicación en su tratamiento habitual que en otras temporadas del año, tienen que guardar más reposo, frenar o modificar el ritmo de sus actividades diarias amoldándolas a su situación actual de la época, para poder llevar una vida casi normal en comparación con el resto de personas que no las sufren.

En muchos casos, hace que la persona se sienta mal no solo a nivel físico, sino, a nivel psicológico, pues su estado de ánimo baja muchísimo al ver que empeoran y no pueden realizar sus tareas con la misma facilidad de hace unos meses. Se deprimen, algunos se aislan y les cuesta más llevarlo con optimismo. Digámos que es un problema añadido a la enfermedad en sí que ya tienen y lo pasan realmente mal.

A todos nos gusta poder realizar nuestras actividades sin problemas y cuesta mucho asimilar que haya temporadas en las que aparecen “crisis” que nos obliga a cambiar nuestra forma de vida diaria. ¡Hay que comprenderlos!

Con el cambio en la presión atmosférica y las bajadas de temperaturas, aumenta el número de pacientes en consultas de reumatología y traumatología notablemente.

¿Adivinas el tiempo que va a hacer antes de que se presente?

¿Adivinas el tiempo que va a hacer antes de que se presente? 

Hay pacientes que sufren ese aumento de los síntomas de forma más acentuada, incluso unos días antes de que empeore el clima en donde estén, antes de que otras personas lo noten.

Todos hemos oído alguna vez a personas que comentan frases típicas como: “¡uy! ¡Qué dolor de rodilla!, ¡va a llover!”, “¡anda!, me están dando pinchazos en la muñeca, viene frío”, “me pica/ me duele la cicatriz, eso es que viene mal tiempo”, etc.

Pues no están equivocados, existen estudios científicos de distintos países en los últimos años, que demuestran cómo afectan estos cambios atmosféricos en la percepción del dolor en las articulaciones afectadas por una patología reumática.

En pacientes con dolores de rodillas, tienen más dolor con el cambio de presión atmosférica y la bajada de temperaturas, presentan mayor rigidez y entumecimiento de sus articulaciones afectadas por la enfermedad. Lo mismo ocurre con cicatrices antiguas de cirugías anteriores que tengan.

En realidad, suena extraño, pero es cierto, en el cuerpo existen unos receptores que registran estímulos externos que recibimos continuamente, como la presión, calor, frío y el dolor entre otros, que envían dicho estímulo al cerebro, allí se crea una respuesta que la envía a la zona donde se ha recibido el estímulo. 

Tanto los receptores sensitivos del dolor, como el umbral del dolor que tiene cada uno, aumentan con estos cambios de presión atmosféricos o barométricos, sobretodo cuando existe un aumento de humedad en el ambiente como en zonas geográficas muy húmedas o temporadas en las que se avecinen lluvias.

Esta presión origina cambios dentro de la articulación afectada, modificando las estructuras internas capsulares junto con el líquido sinovial que las lubrica y las protege, provocando inflamaciones y edemas en la zona, esto aumenta el dolor, rigidez y entumecimiento pudiendo así percibir la llegada del mal tiempo o ese cambio que se avecine.

Afortunadamente, estos cambios atmosféricos, no empeora la patología en sí misma, tampoco se producen malformaciones, cuando el tiempo se estabiliza o mejora, las articulaciones se mejoran.

Pero sí es muy desagradable para la persona que lo sufre, porque en algunos casos, no pueden realizar sus actividades cotidianas, llegando al extremo en muchos casos de incapacitarles en su trabajo por una buena temporada obligándoles a guardar reposo con medicación.

Cómo disminuir los síntomas en ésta época del año y cuando surge una crisis entre cambio de estación

Para mejorar en esta época invernal y entre cambio de estaciones, cuando tenemos patologías reumáticas, y cuando la presión atmosférica baje, algunos médicos aconsejan para disminuir los síntomas:

  • Aplicar calor seco local : aplicar calor seco ayuda a mejorar la circulación y baja la inflamación en estos casos, bien con almohadillas eléctricas..etc.
  • Realizar ejercicios aeróbicos: Está demostrado que los ejercicios aeróbicos como nadar o caminar habitualmente, son una buena elección para mejorar el entumecimiento y disminuir la rigidez articular.
  • Ingesta de analgésicos, antiinflamatorios, miorrelajantes musculares y suplementos de glucosamina: En ciertos casos como en temporadas de crisis, nos puede ayudar la ingesta de ciertos medicamentos (Siempre bajo prescripción médica) como: paracetamol, dexketoprofeno, ibuprofeno, diclofenaco, tizanidina, condroitín sulfato, glucosamina sulfato…entre otros, para mitigar el dolor, bajar la inflamación de la articulación y relajar la musculatura que se haya contracturado, facilitando así la realización de actividades cotidianas. 
  • Hay pacientes que les va muy bien la natación y los baños termales, otros responden mejor a técnicas de masajes terapéuticos y relajantes. En cualquier caso, es tu especialista quien te orientará qué tipo de tratamientos y soluciones, son más adecuadas en tu caso concreto según te encuentres en ese momento. Cada cuerpo es un mundo diferente y lo que a unas personas les funciona de maravilla, a otras, al revés, las empeora totalmente.

Lo más conveniente, es llevar un buen seguimiento por tu especialista (reumatólogo) y tu médico de cabecera,  ellos te harán un examen y las pruebas necesarias para darte un diagnóstico y un tratamiento adecuado para ti.

Es muy importante evitar la automedicación, puesto que hay medicamentos que no son beneficiosos para otras patologías que pudiéramos tener o la toma en conjunto con otros medicamentos pueden ser incompatibles entre sí y pueden dar interacciones y problemas graves, incluso puede dar alergias si no estamos bien informados.

Te voy a unos consejos que son obvios, pero casi nadie los lleva a cabo:

  1. Antes de tomar cualquier medicamento, consúltalo con tu médico para evitar problemas como los antes mencionados.
  2. No tomes aquellos medicamentos que te recomienden familiares, amigos o vecinos, solo porque a ellos les funcione. Aunque lo hacen con todo su buen corazón, el que a otras personas les funcione bien y tengan la misma patología que nosotros, ¡NO significa que a nosotros nos vaya a ir bien la misma medicación y en las mismas dosis!
  3. Ante cualquier problema de salud, mi recomendación es que acudas a tu médico para que sea él/ella quién te ponga el tratamiendo más adecuado, con las dosis correcta, puesto que ya tiene tu historial y sabe lo que te puedes tomar y lo que puede caerte mal.

¿Te afecta el cambio de tiempo en tus articulaciones?
¿Te sientes peor en otoño o invierno que en primavera o verano?
Cuéntanos tu experiencia si te apetece para aprender unos de otros y compartir distintas opiniones sobre un tema que afecta a mucha gente, tanto jóvenes como personas mayores.

¡Muchas gracias por dedicarme tu tiempo leyendo!.

Cuéntame tus dudas, que estaré encantada de ayudarte en lo posible. Suscribete al blog si te gustan estos temas de salud. Si te ha gustado el artículo, compártelo con quien veas que le pueda ayudar.

Si quieres contactar conmigo, lo puedes hacer por vía email: correodebienestar@gmail.com o rellenando el formulario de contacto que aparece en la página de contacto de esta misma web.

Un Saludo
Cuida Tu Organismo

Imagen proporcionada por pixabay

Anuncios